Arte y pensamiento

Tramas: estímulos de la curiosidad

Abraham Villaseñor*

Las instalaciones de Monzón subrayan obsesiones que componen la mente — no sólo aquellas exclusivas en la personalidad del artista, también las más arraigadas en la mente colectiva, como esa irrefrenable necesidad de darle sentido a todo encontrando patrones para explicarlo. Son estímulos a la curiosidad del espectador que intrigado, se pregunta qué hay dibujado o escrito en esa pila de hojas, y qué quieren decir esas cifras anotadas en las pestañas que sobresalen. Las piezas bidimensionales remiten a la cartografía y los mapas estelares, pueden ser hojas de cálculo atiborradas de cifras y líneas, por una mano trastocada por fijaciones no evidentes para el espectador; anotaciones criptográficas de un mundo interior fértil. Estas obras son un recordatorio de que no todo es explicable con el intelecto, que algunas cosas se esclarecen contemplando e imaginando.

*Artista visual y escritor egresado del Centro Morelense de las Artes, ex alumno de
Gustavo Pérez Monzón