info

Pájaro XI P/A
Bronce
412 x 320 x 275 cm.
2005.

about

Como en el caso de la obra titulada Pato, Pájaro es más una idealización sintética de un género animal que una imitación de un modelo natural. El pico sobre la cabeza cuadrangular asemeja una máscara, como las que vestían los devotos a divinidades portadoras del aire en los rituales de los pueblos originarios de América. Siendo Ehécatl el nombre dado por los mexicas al dios de los vientos. En conjunto, la obra se asemeja a un tótem, como los erigidos por los pueblos antiguos de América del Norte que fueron a mediados del siglo XX, de particular interés para muchos artistas y poetas del movimiento surrealista, sobre todo a partir de que los pintores Kurt Seligmann y Wolfgang Paalen se dedicaran a divulgar el arte amerindio entre los círculos surrealistas a inicios de la década de los cuarenta.

Tanto en el arte antiguo amerindio como en el de otras culturas no occidentales, los surrealistas buscaban motivos de raíces ancestrales para reactivar un sentido poético, mágico, espiritual y no racional de relación con las esencias del mundo. En particular, el tótem representaba una instauración ritual y elemental de energías espirituales sobre la tierra, particularmente significativa al encabezarse con símbolos relacionados con las aves, visibles portadoras y emisarias del viento, viajeras representantes del espíritu y animales frecuentemente citados en la obra de poetas como Paul Éluard y Saint-John Perse, cuya sensibilidad resulta muy afín a la estética de Juan Soriano.

Jardín escultórico

El jardín escultórico es un espacio público y gratuito que conecta el poblado de Amatitlán con el Centro Histórico de Cuernavaca. Es un espacio recreativo, de descanso, reflexión y disfrute de más de 4000 m2 que alberga 17 esculturas de gran formato de Juan Soriano. Su diseño integra la diversidad vegetal, un apantle de cauce natural y especies provenientes de regiones con clima similar al de Cuernavaca.